Noticias

19/11/2009 Telefónica descarta por ahora nuevas compras en Brasil

AMANDA MARS - Madrid - 19/11/2009

El plan b en Brasil aún no está en marcha. El presidente de Telefónica, César Alierta, descartó ayer que la compañía prepare en este momento adquisiciones en el mercado brasileño alternativas al fiasco en el abordaje de la operadora carioca GVT, después de que el grupo francés Vivendi anunciase el viernes que ya ha apalabrado el control del 57,5% del capital y derrotara la oferta pública de adquisición (OPA) lanzada por la española. Alierta lo descartó tras participar en una jornada sobre América Latina del Foro Latibex, organizado por Bolsas y Mercado Españoles (BME).

El patrón de Telefónica sacó pecho del poder de la operadora en la región latinoamericana, donde es el primer inversor privado, con 90.000 millones de euros gastados desde 1990. El grupo espera alcanzar 210 millones de clientes en esta macrozona en 2012, lo que supone un incremento del 28%. El mercado dará de sí: el número de accesos en Latinoamérica crecerá 150 millones hasta 2013, hasta los 300 millones, para una población de 500 millones de personas, lo que llevó a Alierta a asegurar que "ya no hay brecha digital". Alierta también destacó el superávit fiscal y por cuenta corriente, y la menor dependencia de EE UU, como las fortalezas de Iberoamérica, además de la consolidación de las clases medias: entre 1990 y 2009, más de 40 millones de personas han salido de la pobreza. "En la revolución digital, América Latina es un referente en la adopción de nuevos productos y servicios", apuntó.

Los primeros ejecutivos de grandes compañías españolas sacaron brillo en este foro a las expectativas de crecimiento de América Latina (del 2,9% en 2010, según las previsiones del Fondo Monetario Internacional) con su consiguiente demanda de energía (del 2,6% anual hasta 2030, según los cálculos de la Agencia Internacional de la Energía, frente al 0,9% previsto para la Unión Europea y Estados Unidos). En la "nueva normalidad" que surgirá tras el azote de la crisis, los países más avanzados estarán más endeudados y las economías emergentes impulsarán el crecimiento mundial, en palabras del presidente de la petrolera hispano-argentina Repsol, Antoni Brufau.

Pero también pidieron medidas a los Gobiernos. El presidente de Gas Natural, Salvador Gabarró, recordó que la fuerte expansión que afronta América Latina requiere fuertes inversiones en infraestructuras en el sector energético, para lo que son necesarias las empresas privadas. Por ello, pidió marcos regulatorios estables y "tarifas que recojan los costes reales" de la generación de energía. "Algunas infraestructuras son mejorables y a veces los incentivos para la inversión son insuficientes", recalcó. Además, propuso fórmulas de colaboración con grupos locales, como el brasileño Petrobras o el mexicano Pemex, para desarrollar proyectos en materia de gas y electricidad.

Antoni Brufau se mostró "optimista" sobre el futuro del grupo en la zona, pero instó a mejorar la eficiencia de la Administración, sobre todo la tributaria, para "acercarse a los esquemas de los países de la OCDE", así como mejorar la educación.